sábado, octubre 21, 2006

SOBRE COCINA... Y CONSERVAS

Este artículo no tiene nada que ver con lo que os he contado hasta ahora, pero hago un inciso para hablaros de otra de mis aficiones, la cocina, que unas veces es eso, una afición que práctico por puro placer de aprender, experimentar y agradar a los que visitan mi casa, y otras veces, la mayoría, se convierte en una obligación: “¿.... y qué pongo mañana ?” esa pregunta que muchas nos hacemos, no ?
Y yo me considero una cocinera a la antigua usanza, es decir, huyo de los precocinados, latas de comida preparada... hasta la fecha no he encontrado nada que supere lo hecho en casa; recuerdo que cuando me independicé, con 23 años, no compraba otra cosa, era lo más sencillo, sin tener idea de cocina y con poco tiempo..., pero poco a poco, recordando a mi madre y los sabores caseros, se despertó en mi el gusanillo de la cocina.
Claro está, ahora que no trabajo fuera de casa, dispongo de tiempo para explayarme en la cocina, y cuento además con una abundante bibliografía; raro es que me resista a un libro de cocina cuando visito el VIP´S.

No es habitual hoy en día hacer conservas caseras, y es que, lo reconozco, llevan mucho tiempo. En el caso de las vegetales, hay que lavar, pelar, trocear..., a parte de preparar convenientemente los frascos, cocerlos al baño María... pero yo cuento con la inestimable ayuda de mi marido, que pone todo su entusiasmo en que todo salga perfecto. Y este año, al igual que los 3 anteriores, hemos atacado algo más de 40 kg. de tomate, que han terminado de esta forma (hay muchos más pero no cabían en la foto):

¿ Qué os parece ? Algo lioso, sí, pero no digo nada del placer incomparable de abrir un bote de tomate frito casero, una maravilla. Y los tomates, la mayoría son del huerto, y es que tengo la inmensa suerte de poder disponer de casi todo el año de verdura auténtica, sin tratamiento alguno de fertilizantes o pesticidas, gracias a mi padre y mi suegro, ambos jubilados, y que matan el tiempo dándole a la azada.
Y después de este inciso culinario, vuelvo a lo mío, que tengo varios frentes abiertos. Os lo enseñaré a lo largo de la semana.










11 comentarios:

  1. Cristina eso es una pasada el hacer conserva de verduras, mi amiga Aurora también las hace del campito que ella tiene.Tanto a su marido como a ella les encanta sembrar y preparar la tierra. Soys unas privilegiadas con tener el huerto tan cerquita jajaja

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. Hay que dedicar muchas horas a preparar conservas artesanales pero verdad que cuando te las comes lo hacer de otra manera. No sé si me explico. Las aprecias más. En casa mis padres empezaron un verano con mermeladas de ciruela, melocotón, tomate y se han hecho unos expertos. Es como en todo ponerle un poco de tiempo, pasión y si no sale a la primera saldrá a la segunda o a la tercera.

    ResponderEliminar
  3. Eso si que és un privilegio!!!!
    mmmm ese tomate tiene que estar de vicio!!!

    ResponderEliminar
  4. Cristina, yo estoy de tu lado, solo que en Costa Rica tenemos la suerte de encontrar frutas y verduras frescas durante todo el año, pero yo huyo de las cosas artificiales y procuro hacer coservas dulces y saladas para tener disponibles por las prisas, panes, galletas y comida típica hummmm, voy a preparar el desayuno un abrazo

    ResponderEliminar
  5. wow se mira todo muy rico...pero para mi muy laborioso (juas juas) besotes desde acapulco

    ResponderEliminar
  6. ... que buena pinta tiene el tomate .... en mi casa también hacemos conservas de todo tipo: tomate, mermeladas, membrillo, etc, etc. Incluso todavía hacemos la matanza del cerdo. Ah!!!, y ayer comí escarola del huerto,...mmmm, me recuerda a los sabores de mi infancia. Qué suerte tenerlo tan cerca !!!.
    Ahora, en las grandes ciudades, lo + snob es tener un huerto en la terraza: hay empresas que se dedican a montar unas estructuras elevadas, donde puedes plantar tus verduritas.... sin comentarios ;-D

    ResponderEliminar
  7. Pero si es una pasada, que gozada cristina. Debe ser maravilloso tener verdura fresca con solo ir al huerto.
    Esos tarros tienen una pinta maravillosa y deben estar que te mueres, humm hummm

    ResponderEliminar
  8. Préstame a tu marido y te lo devuelvo cuando las conservas estén listas!

    No, hablando con justicia, mi marido también se mete en la cocina conmigo y me encanta cuando hacemos algo juntos. No es cocinero, pero si le pido viene y me ayuda con gusto. Pero nunca hemos hecho conservas..... Aunque me encantan los frasquitos en la tienda. Pienso igual que tú: comida casera y sana mmm...mmm es lo mejor!

    ResponderEliminar
  9. mmmmmmmmm que delicia!!!! mi madre hace una mermelada de tomate que me tiene loquita perdida.

    ResponderEliminar
  10. A mí , tus conservas, me recuerdan enseguida a la estantería que tenía la madre de mi mejor amiga, en la despensa.... tooooooda llena de botes de tomate enteros en conserva, claro , de la parcela. Los que no disponemos de estas lindezas sólo podemos lazar un gran suspiro y decir ¡¡¡¡qué rico!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Yo este año también le he pegado a las confituras, empecé con las mermeladas de cereza, que dan un trabajón impresionante, solo por sacar los huesos una a una (aunque tengo un pequeño artilugio que me ayuda), después hice mermelada de manzanas silvestres (aunque esta me quedó un poco dulce para mi gusto) y también conservé setas (fredolics) con ajo y perejil para como para aperitivo. Vaya, que este año me he quitado el gusto con ganas.

    ResponderEliminar