martes, agosto 08, 2006

PARA RESTAURAR


Me gusta pasearme por los blogs franceses, son muy inspiradores, y una de las cosas que más me ha llamado la atención y que envidio enormemente son los objetos de bordado, ya sean hilos, tijeras, puntillas, antiguas revistas de esquemas... que encuentran en los llamados marchés aux puces, que deben ser algo así como mercadillos de segunda mano (podeis corregirme si me equivoco). También mencionan los vide-grénier, “vacia-granero” podría ser su traducción, que deben ser esas ocasiones en las que la gente vacia sus trasteros y pone a la venta los objetos de los que quieren desprenderse.
Una formidable costumbre que al menos por aquí no se practica; lo más parecido que conozco es Arévalo, un pueblo de la provincia de Avila, al pie de la carretera de La Coruña, en el que abundan los anticuarios. Hace unos días nos acercamos y pude visitar varias de esas tiendas, pero a parte de cabeceros de forja, grandes puertas, arcones.... no localicé ni un triste dedal. Tijeras sí, pero de esquilar ovejas.

Y de repente, me acordé de mi suegra, que ha cosido toda la vida, y que tiene un enorme desván en su casa: “sobrao” lo llaman por aquí, y existe en casi todas las casas, al menos en las que no han sido restauradas... y bingo!!! Rebuscó en sus baúles y encontró este precioso bastidor de pie que hace años dejó de utilizar y que yo ahora pienso restaurar: unos tornillitos, una mano de lija y otra de barniz, cambiar la tela protectora... y como nuevo, pero con la solera esa que sólo dan los años.

12 comentarios:

  1. Los Mercados de las pulgas también son populares aquí en Quebec y me encantan. Mi hija pequeña adora los caballos y una vez conseguimos uno de juguete, más o menos de los años 60 por 1 dólar!!! Lo otro aquí se llama Ventas de Garage y si, significa que has limpiado y que estás vendiendo todo lo que ya no quieres en tu casa. Casi siempre hay muchas cosas feas, pero de vez en cuando puedes conseguir un par de joyas para tu casa. La basura de unos es el tesoro de otros...ja, ja!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora te toca restaurar ese bastidor y a usarlo. A veces más cerca de lo que creemos tenemos grandes tesoros. Disfruta mucho con todo el proceso.

    ResponderEliminar
  3. Que gozada, poder encontrar algo antiguo y restaurarlo. Seguro que los bordados que hagas en ese bastidor serán muy especiales.

    ResponderEliminar
  4. Ves, no hacía falta ningún "vide-grenier" (grenier=desván), lo tenías a mano!!!
    Este tipo de descubrimiento hace mucha ilusión!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sara por tu corrección en "grénier"... yo he hecho la traducción a lo bestia, sin consultar mi estupendo Larousse.
    Y sí, tengo en mente hacer un pequeño bordado (ahora que con el Leanne´s he tenido ocasión de practicarlos), pero probablemente utilice mi otro bastidor porque hasta que este esté decente...
    Jackie, me encanta tu sentencia final: la basura de unos es el tesoro de otros
    Y no os podeis imaginar el pedazo de sobrao que tiene mi suegra, ahí debe haber de "to".

    ResponderEliminar
  6. Desde luego que tiene ese aspecto de antaño, hasta la tela blanca rodeando uno de los aros para no dañar la tela . Yo tengo uno restaurado por una amiga , que pondré en el blog. Realmente no es restaurado , quizá transformado.

    ResponderEliminar
  7. Yo compré el mío hace unos 6 años y desde entonces no puedo estar sin él. ALgunas labores como el punto de cruz quedan con mejor resultado haciendo uso de este antiguo pero práctico objeto de bordar.

    ResponderEliminar
  8. En Costa Rica se llaman también mercados de pulgas, pero últimamente no se encuentran cosas bonitas ya...
    Yo paso inspeccionando en la casa de mis abuelos maternos y en la casa de mi suegra....mi abuelo se ríe de mí por que dice que en lugar de una casa quiero tener un museo, jejeje, el restaurar un mueble o accesorio es para mí un proceso de "sanación" imagino las vivencias que pueda tener esa pieza... si prefiero mil veces un objeto antiguo que uno nuevo, ahora mismo estamos reparando un escaño de más de 100 años de antigüedad es una experiencia hermosa, disfruta la tuya!

    ResponderEliminar
  9. Hola cristina, yo particularmente me decanto por restaurar lo viejecito que encontremos a un mueble u objeto nuevo sacado de la mejor tienda. Una que es un poquito rara...
    Adelante con tu proyecto te va a quedar genial.
    besos
    sonia

    ResponderEliminar
  10. En mi caso, es mi marido al que le encanta buscar y rebuscar por los baules de sus abuelas. Siempre acaba trayendose algo a casa.
    El opina como jacqueline, la basura de unos es el tesoro de otros

    besos

    ResponderEliminar